El tono muscular en la vida diaria

22 Feb 2018

¿Cómo afecta el tono muscular en las actividades de la vida diaria? ¿Qué importancia tiene para los niños?

¿Habéis escuchado hablar del tono muscular? Siempre se nos ha dicho que realizar algún tipo de actividad física es muy importante para la salud, para mantenernos en forma y en mejor equilibrio por dentro y por fuera, pero ¿alguna vez habéis pensado en cómo puede influir el tono  muscular en nuestras actividades de la vida diaria? ¿Y en la de nuestros hijos?

 

Sí, quizás pensáis que me estoy adelantando. Así que vamos a comenzar por la base... ¿Qué es el tono muscular?

Se conoce como tono muscular al estado permanente de contracción parcial, pasiva y continua de los músculos. Se trata del estado de reposo de los músculos que ayuda a mantener la postura corporal acorde para cada movimiento. (Definición de Julián Pérez Porto y Ana Gardey, 2012)

El movimiento voluntario se obtiene por la contracción y relajación sucesiva de los músculos implicados. Los músculos mantienen un tono, una capacidad de contracción y relajación máximas que determinan la fuerza máxima a la que pueden contraerse.

 

Pero el movimiento surge del cerebro, donde se activan y coordinan múltiples sistemas que actúan en conjunto, que envía la orden a los músculos a través de la médula espinal y los nervios periféricos. Aquí podéis ver un post que nos ha parecido muy completo en el que Mª José Más explica el tono muscular, la hipertonía y la hipotonía.

 

Pero, explicado lo que es...¿Cómo interfiere el tono muscular en las actividades que realizan nuestros pequeños en su día a día?

El tono muscular guarda estrecha relación con la postura y el movimiento intencional. También, con los niveles de atención y los estados emocionales.

Al estar relacionado con la atención, podríamos decir que un niño que presenta un tono postural bajo también tendrá un nivel de atención bajo, puesto que va a tener dificultades a la hora de mantenerse sentado por un tiempo en el mismo sitio y va a estar concentrado en realizar cambios posturales continuos para poder mantener así la atención.

Un símil podría ser cuando nosotros vamos a una obra de teatro muy larga, en la que acabamos removiéndonos en el asiento sin saber cómo ponernos y eso hace que dejemos de prestar atención a la obra, porque estamos prestando atención a nuestra postura de manera inconsciente. Esto es lo que les puede pasar a los niños con un tono postural bajo en el cole, se levantan mucho del sitio, se remueven… y dejan de prestar atención a la tarea.

 

 

El niño que presenta el tono postural bajo da ciertos signos habitualmente. Estos son tres frecuentes:

- aspecto de “cansado”.

- le cuesta más esfuerzo realizar tareas y prefiere el juego en mesa o sentado en el suelo antes que realizar un juego motor.

- le cuesta realizar sus actividades de la vida diaria con autonomía, por ejemplo vestirse. 

Puede verse afectada la motricidad fina, y por la tanto le supone mucho esfuerzo aprender a abotonarse la ropa o a atarse los cordones.

 

Otra actividad de la vida diaria que puede verse afectada es la hora de la comida, estos niños tienden a apoyar el codo en la mesa y sujetarse la cabeza para comer, no coger correctamente los cubiertos o no presentar una postura adecuada en la mesa que facilite la alimentación.

 

Resumiendo, podemos decir que el tono muscular guarda relación con los procesos de aprendizaje, por eso es importante que prestemos atención a cómo es el tono de nuestros hijos, y en caso de duda, consultar con un especialista.

 

 

Sandra Jorge

TO y Estimulación Temprana

Equipo Centro de Terapia Infantil Creare

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

​© 2017 by PosicionArte para CREARE

  • Twitter Icono blanco
  • Facebook - White Circle
  • YouTube - terapia infantil creare

SÍGUENOS

CREARE, Centro de Terapia Infantil

Plaza Eulogio Carrasco, 9

Colmenar Viejo (Madrid)

Telf: 616407885

Correo Electrónico: 

info@centrodeterapiainfantilcreare.com

COLABORAMOS CON:

SerDoulas actividades maternidad e infancia
la vida con hernia diafragmática congénita